SITE INTERNACIONAL DE NOTÍCIAS, INFORMAÇÕES, OPINIÃO SOBRE ECOLOGIA, MEIO AMBIENTE E CULTURA

1.300 MILLONES DE TONELADAS DE ALIMENTOS VAN A

LA BASURA CADA AÑO

1.300 millones de toneladas de alimentos van a la basura cada año
Imagen: Corbis
De RT/ MSK

En vísperas del congreso internacional ‘Save Food!’ que se celebrará en Düsseldorf, Alemania, el 16 y el 17 de mayo, la Organización de la ONU para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés) ha hecho públicos los resultados de su estudio dedicado a la pérdida global y el gasto de comida.

El informe revela que cada año 1.300 millones de toneladas de alimentos van a la basura. La cifra equivale a un tercio de todos los productos que se producen en el mundo anualmente. El total corresponde a todo tipo de pérdidas: en la etapa de recogida de la cosecha, de almacenamiento y procesado, de distribuición de los productos fabricados y de consumo.

En los países en desarrollo un 40% de las pérdidas se da en las etapas de almacenamiento y procesamiento de productos. La causa principal es un bajo nivel de infraestructura y tecnología, así como las escasas inversiones en la agricultura. La mayor parte de los residuos son frutas, verduras, verduras de raíz y tubérculos.

En los países desarrollados la situación es diferente: un 40% de las pérdidas se produce en la distribución y en el consumo. Los consumidores que residen en los países ricos echan a los vertederos casi la misma cantidad de comida (222 millones de toneladas) que produce por año toda el África subsahariana (230 millones de toneladas).

Es decir, que cada residente de EE. UU. y Oceanía -donde la cifra de pérdida total de alimentos es máxima, 300 kilos-, echa anualmente a la basura 115 kilos de comida. En Europa el índice es algo más bajo: 95 kilos de los 250 kilos totales per cápita. En América Latina de los entre 200 y 220 kilogramos de comida que se pierde por persona solo 25 kilos son culpa directa del consumidor. En África subsahariana y Asia del Sur, donde la cifra total promedio es de unos 120 kilos, un residente es responsable de tirar al vertedero solo entre 6 y 11 kilos de alimentos por año.

Los expertos de la FAO comentan que a nivel de distribución, la gran cantidad de residuos se debe a los existentes estándares de calidad que se centran demasiado en la ‘apariencia física’ de los productos. La solución que ofrecen es cambiar los estándares. Acentúan que numerosos sondeos confirman que los consumidores prefieren una comida segura y sabrosa, y no ‘bella’.